PRENSA

Williamson volvió a negar el Holocausto

A casi un año del escándalo mundial que provocaron sus declaraciones a la TV sueca, el obispo lefevbrista británico Richard Williamson sigue considerando una mentira el Holocausto nazi. Así lo afirma un artículo del semanario Der Spiegel, que será publicado mañana en Alemania sobre la base de correos electrónicos internos de la Fraternidad San Pío X, a la que pertenece el prelado.
«Los seis millones de judíos muertos en las cámaras de gas son una gigantesca mentira», según el obispo, que residía en la Argentina, de donde fue expulsado tras sus declaraciones sobre la Shoá, difundidas en enero de 2009, a pocas horas de que el Vaticano diera a conocer el levantamiento de la excomunión de los cuatro obispos ordenados por monseñor Marcel Lefebvre.
A causa de sus afirmaciones, Williamson fue incriminado en Alemania por el delito de negacionismo e incitación al odio racial: el proceso comenzará en abril próximo en Ratisbona (Baviera), desde donde hizo sus declaraciones a la televisión sueca.
Para Williamson, ni siquiera es cierto que 1,3 millones de judíos enviados a los campos de exterminio nazis de Treblinka, Majdanek, Belzec y Sobibor hayan muerto en las cámaras de gas, sino que, por el contrario, fueron trasladados, según su visión, a territorios de la Unión Soviética, en esa época ocupados por los alemanes.
Sobre la base de esos mails resulta, además, que Williamson seguiría en contacto con otros negacionistas, como el suizo Jurgen Graf.
Siempre según el semanario Der Spiegel , Williamson no habría sido expulsado de la fraternidad lefebvrista para evitar que fundara una nueva organización eclesiástica cismática.
La negación del Holocausto en Alemania constituye un delito penal y la fiscalía de Ratisbona multó a Williamson con 12.000 euros, contra lo cual interpuso un recurso, para forzar que su caso fuese objeto de un proceso penal.
La negación del Holocausto fue noticia también durante la semana última. Se difundieron supuestas declaraciones del obispo polaco Tadeusz Pieronek, en las que habría definido el Holocausto de «una invención de los judíos». Los dichos rápidamente fueron desmentidos por el mismo prelado, que dijo que se trató de «un malentendido total».