PRENSA

Knoblovits: “La DAIA tiene una misión y la cumple con independencia”

En una celebración que reunió a más de 600 personas de diversos ámbitos, la DAIA realizó ayer su Cocktail Anual, con el lema “La igualdad, fuente de inspiración”. El tradicional brindis, a días de Rosh Hashaná (Año Nuevo judío), tuvo lugar en el Hotel Intercontinental de la Ciudad de Buenos Aires.

Estuvieron presentes el ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, Alejandro Finocchiaro; el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta; el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, Claudio Avruj; los candidatos a presidente Roberto Lavagna y José Luis Espert; el Jefe de la Policía Federal Argentina, comisario Néstor Roncaglia; los diputados nacionales Waldo Wolff y Victoria Donda; el Procurador General de la Suprema Corte Bonaerense, Julio Conte Grand; los jueces Sandra Arroyo Salgado y Franco Fiumara; el intendente de San Isidro, Gustavo Posse; el presidente de la Fundación Embajada Abierta, Jorge Arguello; los embajadores de Israel, Alemania, Egipto, Rumania, Serbia, Francia, Georgia, Polonia, Azerbaiyán y representantes diplomáticos de las Embajadas de Uruguay, la Unión Europea, y El Salvador; la Subsecretaria Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Ciudad, Pamela Malewicz; el secretario general de Relaciones Internacionales de la Ciudad, Fernando Straface; el Director General del Complejo Teatral de Buenos Aires, Jorge Telerman; el Candidato a Jefe de Gobierno Porteño, Matías Tombolini; dignatarios religiosos, legisladores, empresarios, sindicalistas, dirigentes de la comunidad judía, funcionarios nacionales, provinciales y municipales, entre otros.

El locutor Martín Wullich, a cargo de la conducción, compartió la misión de la DAIA y las acciones que se llevan adelante en la lucha contra el antisemitismo y todo tipo de discriminación, a través de los distintos programas y departamentos de la entidad.

Durante el acto, referentes de instituciones internacionales con las que la DAIA se vincula cotidianamente, expresaron su apoyo a la gestión y saludaron a la comunidad judía local. En primer lugar, el CEO de la Anti Defamation League (ADL), Jonathan Greenblatt, señaló que “esperamos que este nuevo año nos traiga a todos, paz, seguridad y fuerza”. Malcolm Hoenlein, CEO de la Conference of Presidents, destacó que “sabemos que unidos seremos fuertes y tendremos la habilidad de enfrentar todos los desafíos y construir un futuro mejor” .

A su turno, Julius Berman, presidente de la Claims Conference, aseguró que “estamos junto a ustedes en la lucha contra el antisemitismo”.  Por su parte, el vicepresidente ejecutivo de esa institución, Greg Schneider, valoró que “durante casi siete décadas, la Claims Conference y DAIA, han trabajado juntos para proporcionar servicios de atención domiciliaria, alimentos, medicinas y compensaciones, a cientos de sobrevivientes del Holocausto en la Argentina”.

Evelyn Sommer, presidenta de la Sección Norteamericana del Congreso Judío Mundial, felicitó al ejecutivo de la DAIA, “por la extraordinaria labor que están llevando a cabo, labor de protección a la comunidad judía, participación en la vida comunitaria y lucha por los derechos humanos de todos”.

Más tarde, los artistas Tobías Wainer, Matias Zeitune, Yanina Meler, Isaac  Gaston Saied, Marcos Lombardi, Calenna Garba y Maite Sol Marasi, interpretaron “Para la guerra nada”, de la cantautora colombiana Marta Gómez, bajo la producción de Ariadna Faerstein.

A través de una producción audiovisual que recorrió hitos en la historia de la humanidad y de la Argentina en particular, la institución representativa de la comunidad judía explicó por qué los derechos humanos son su fuente de inspiración.

Hacia el final del evento, y acompañado por la Comisión Directiva, el Consejo Federal y el equipo profesional, el presidente de la DAIA, Jorge Knoblovits, inició su discurso recordando que “en este mismo lugar, el 17 de diciembre pasado, nos comprometimos a hacer de la DAIA una organización de derechos humanos, coherente y sin ningún tipo de condicionamiento”. Y enfatizó que “no ponemos a esta DAIA a disposición de sector alguno del escenario nacional. Nos estimula que todos sepan que esta DAIA tiene una misión, y que para cumplirla requiere independencia. Nuestro único límite irrenunciable a la hora de relacionarnos con la política, con los sindicatos, con las ONG´S o con el ámbito diplomático, será siempre el respeto por los valores democráticos de nuestros interlocutores”.