PRENSA

Un plan de acción contra el discurso del odio. Por António Guterres*

(Corriere della Sera) Incidentes brutales a los que nos sentimos cada vez más tristes y alarmantes. En los últimos meses, hemos visto a judíos asesinados en las sinagogas y sus tumbas desfiguradas con esvásticas; Musulmanes asesinados en mezquitas, con sus sitios religiosos destrozados; Cristianos asesinados en oración, con sus iglesias incendiadas. Además de estos horribles ataques, asistimos a una creciente retórica de odio, dirigida no solo a grupos religiosos sino también a minorías, migrantes, refugiados, mujeres y, en general, a cualquiera que sea “otro”.

A medida que se enciende el fuego salvaje del odio, se explotan las redes sociales para sembrar la intolerancia . Los movimientos neonazis y suprematistas están en aumento, y la retórica incendiaria se convierte en un arma política rentable. El odio se extiende por igual en las democracias liberales y los regímenes autoritarios, ensombreciendo nuestra humanidad común.

A lo largo de las décadas, las Naciones Unidas han movilizado al mundo contra el odio de todo tipo a través de una acción de gran alcance para proteger los derechos humanos y en favor del estado de derecho . De hecho, la identidad misma de la Organización proviene de su creación arraigada en la pesadilla que brota del virulento odio que dejó demasiado tiempo libre para echar raíces, sin cuestionarlo.

Para nosotros, la incitación al odio representa un ataque contra la tolerancia, la inclusión, la diversidad, contra la esencia misma de las normas y los principios de nuestros derechos humanos . En general, esta práctica odiosa amenaza la cohesión social, erosiona los valores compartidos y puede ser un requisito previo para la violencia, capaz de hacer retroceder la paz, la estabilidad, el desarrollo sostenible y la dignidad humana.

En las últimas décadas, el discurso de odio ha sido el origen de crímenes atroces, como el genocidio, desde Ruanda hasta Bosnia y Camboya.Me temo que el mundo está llegando a otra fase similar en la lucha contra el demonio del odio. En respuesta a esto, puse en marcha dos iniciativas de las Naciones Unidas. En primer lugar, acabo de inaugurar una Estrategia y un Plan de Acción contra el odio que coordina los esfuerzos comunes a todo el sistema de las Naciones Unidas, aborda sus causas fundamentales y hace que nuestra respuesta sea más efectiva. En segundo lugar, estamos desarrollando un Plan de Acción que ve el compromiso total de la ONU en los esfuerzos por salvaguardar los sitios religiosos y garantizar la seguridad de los lugares de culto. Los que insisten en usar el miedo para dividir a las comunidades deben decir: La diversidad es una riqueza, nunca es una amenaza.

Un profundo espíritu de respeto y aceptación mutuos puede desestabilizar las publicaciones y los tweets grabados en ráfagas . Nunca debemos olvidar que, después de todo, cada uno de nosotros es “diferente” a otra persona, a otra parte. No puede haber ilusión de seguridad cuando el odio está muy extendido. Como parte de una humanidad, es nuestro deber cuidarnos unos a otros.

Por supuesto, cualquier acción para combatir la instigación del odio debe estar en línea con los derechos humanos fundamentales . Enfrentar el discurso del odio no significa limitar o prohibir la libertad de expresión. Significa, más bien, evitar que degenere en algo más peligroso, en particular la incitación a la discriminación, la hostilidad y la violencia, lo que está prohibido por el derecho internacional. Debemos tratar la instigación a la violencia como tratamos cada acto ilícito: condenarlo, negarnos a ampliar su alcance, oponernos a él con la verdad y alentar a los autores a cambiar su comportamiento.

Los gobiernos, la sociedad civil, el sector privado y los medios de comunicación desempeñan un papel importante . Los líderes políticos y religiosos tienen la responsabilidad especial de promover la convivencia pacífica. El odio es un peligro para todos, por eso todos tienen que luchar contra él. Juntos, podemos apagar el fuego del odio y defender los valores que nos unen a todos como una sola familia humana.

*Secretario General de las Naciones Unidas