PRENSA

Conmovedor acto en el día del Holocausto

La DAIA conmemoró ayer el Día del Holocausto y el Heroísmo ante más de 2500 personas que se acercaron al CCK para presenciar el tradicional acto organizado junto al Museo del Holocausto de Buenos Aires con el lema “El Holocausto no tuvo la última palabra”.  En el inicio de la ceremonia, se realizó un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la Shoá, para luego dar lugar al cantor litúrgico Gabriel Fleischer quien recitó el K´El Malé Rajamim, la oración en recordación de los fallecidos.

Doce sobrevivientes subieron al escenario para encender seis velas, simbolizando a los seis millones de judíos asesinados durante el Holocausto, mientras la actriz Jéssica Szchultz narraba sus historias de vida.

El ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, y embajador de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto, Alejandro Finocchiaro, brindó el primer discurso y señaló, con relación al Levantamiento del Gueto Varsovia,  que “la esperanza que ellos tenían está aquí, su esperanza somos nosotros y todos los que hoy se reunieron en cualquier lugar del mundo para recordar esta gesta heroica”.

Diego Topa, actor y músico infantil, interpretó la canción “Derechos torcidos” de Hugo Midón, junto al Coro Nacional de Niños, dependiente de la Secretaría de Cultura de la Nación.  Más tarde, los jóvenes dirigieron un mensaje.

A su turno, el presidente del Museo del Holocausto, Marcelo Mindlin, consideró que “si no luchamos por la memoria sería como matar otra vez a las seis millones de víctimas”.  Por otro lado, Hanka Grszmot, sobreviviente  de la Shoá, compartió su testimonio y destacó que “el mundo cambiará sólo si ustedes, jóvenes conocen lo que nosotros vivimos y comprenden que el ser humano es sólo uno, sin diferencias”.

El relato de la historia del Levantamiento del Gueto de Varsovia en 1943, estuvo a cargo del actor Miguel Ángel Rodríguez. A través de un video interactivo, con la participación del artista Javier Zuker, se narraron distintas formas de resistencia ocurridas durante la Shoá.

El presidente de la DAIA, Jorge Knoblovits, dirigió el último discurso del acto para asegurar que “el Holocausto no tuvo la última palabra, y porque el Holocausto no tuvo esa última palabra estamos aquí  para manifestar nuestro compromiso por mantener viva la memoria de millones de personas que fueron horrorosamente asesinadas”, y agregó con énfasis que “estamos acá para decirles a los antisemitas que los nazis nunca van a tener la última palabra”.

Finalmente, el Coro Nacional de Niños regresó al escenario para interpretar el Himno de los Partisanos.

El acto contó con la presencia de autoridades nacionales, provinciales, municipales, fuerzas de seguridad, diplomáticos,  y dirigentes comunitarios.