PRENSA

Discurso de Patricia Manusovich en el Desayuno “Mujeres Protagonistas”

Las mujeres representan el 47% de la fuerza laboral en Argentina, pero según el informe de la CNV sólo el 10,2% de los puestos de directores de empresas que cotizan en bolsa son ocupados por mujeres y hay más de 50 empresas cotizantes sin presencia femenina en sus directorios.

Sólo el 22% de los puestos de decisión en la Administración Pública Nacional está a cargo de mujeres, y sólo un 14% de los Ministerios están dirigidos por mujeres

La cantidad de mujeres legisladoras ha incrementado fuertemente alcanzando un 40% a partir de la Ley de Cuotas Legislativas 24.012 (1991), que estipula un piso mínimo de 30% en las listas de candidatos al Congreso Nacional. La presencia de más mujeres en el Congreso Nacional generó un gran aumento en la cantidad de leyes que favorecen los derechos de las mujeres en materia de salud sexual, diversidad de género y de protección contra la violencia de género.

En la Justicia, las mujeres ocupan el 26% de los cargos y actualmente, solo una mujer compone la Corte Suprema de la Nación.

Cuántas veces hemos escuchado que no hay mujeres capacitadas o formadas para ocupar posiciones líderes? Sin embargo, las mujeres representan el 61% de los egresados universitarios, y según un informe de la Corporación Financiera Internacional las mujeres en los países en vías de desarrollo están ingresando a la fuerza laboral cada vez con mayores calificaciones

Según CIPPEC, el salario de las mujeres es 27% menor que el de los hombres.

Y en el 2019 hay un femicidio cada 28 horas.

El día de la mujer se ha institucionalizado en la Argentina y en el mundo, no como un día de fiesta y celebración, sino como un día para concientizar y visibilizar la lucha histórica de las mujeres por alcanzar la igualdad de derechos y oportunidades, poniendo fin a la discriminación y a las distintas formas de violencia por razones de género.

El 8 de de marzo… es el día en el que visualizamos nuestra lucha.

Hoy hemos escuchado las historias de vida de 6 increíbles mujeres, que con un rol protagónico en distintos ámbitos de la sociedad argentina llegaron a cumplir sus sueños, rompiendo con estereotipos culturales y prejuicios sociales. Estas historias contadas en primera persona no pretenden constituirse en modelo, y seguramente no nos librarán de los propios desafíos. Sin embargo, no cabe duda, serán fuente de inspiración en ocasión de elegir y recorrer el propio camino.

La discriminación por razones de género no es, y no debiera ser visto como un problema de las mujeres. Es un problema de todos. Y desde la DAIA asumimos el compromiso y tomamos como objetivo de gestión, promover la diversidad y la inclusión no como conceptos independientes sino como dos conceptos complementarios. La diversidad, por si misma, no tiene ningún sentido si no va acompañada de inclusión.  “Diversidad” es únicamente estar ahí, mientras que “inclusión” implica además que cuenten contigo.

Asumiendo esta responsabilidad y compromiso, en el marco de la Política de Integridad que está implementando la DAIA, estaremos revisando valores y conductas éticas para incluir lineamientos con perspectiva de género en el Código de Ética de la institución.

La DAIA interactúa permanentemente con diferentes actores y sectores de la sociedad luchando contra todas las formas de discriminación, promoviendo el respeto por la diversidad y la inclusión. Desde la DAIA ayudamos a construir organizaciones que trabajen desde el respeto por las diferencias, la responsabilidad y sustentabilidad, en pos de una sociedad más justa y equitativa.

Estamos convencidos que lo importante es trabajar todos los días, comprometiéndonos y asumiendo la responsabilidad que a cada uno corresponde, dando pasos concretos hacia una comunidad y sociedad que garantice la igualdad de oportunidades y el reconocimiento de derechos de las mujeres.

Sabemos que los cambios llevan tiempo y no existen soluciones mágicas pero es imprescindible mantener vivo el reclamo por nosotras y las que vendrán después de nosotras. El colectivo de mujeres es un ejemplo de constancia y valentía. Su permanente presencia pública a través de sus relatos ha permitido que la vida de las mujeres empiece a cambiar. El dolor de los femicidios, del maltrato, de los abusos y de la desigualdad existe y es profundo. Falta mucho todavía pero el mensaje está claro: cuando se ataca a una mujer se ataca a toda la sociedad…cuando se discrimina a una mujer perdemos todos…

Construir una sociedad mejor es responsabilidad de todos!!