PRENSA

Discurso de Alberto Indij en la presentación del Informe Anual de Antisemitismo en Argentina

5 de septiembre de 2018
Como lo viene haciendo desde hace 19 años, la DAIA presenta hoy, en este emblemático lugar de memoria y recordación y símbolo de los derechos humanos, una nueva edición del Informe Anual de Antisemitismo en Argentina. Se trata del resultado de un riguroso trabajo de recopilación y análisis de información, sobre hechos de judeofobia que ocurrieron en nuestro país durante 2017.
Los datos demuestran que el antisemitismo sigue siendo un prejuicio que todavía sigue muy presente en nuestra sociedad. De manera muy eficiente su mensaje de odio y rechazo se filtra ahora a través de las nuevas formas de comunicación impulsadas por el salto tecnológico. Esto aparece de forma muy elocuente en este Informe : es interesante observar como durante el año 2017 ha crecido el discurso antisemita en las redes sociales. Saber esto nos preocupa pero también nos impone un desafío: el de buscar las herramientas necesarios para poder frenar el incremento de mensajes de odio en el mundo virtual.
Sabemos muy bien que no es una tarea sencilla pero tenemos la certeza que debemos recurrir a lo más importante: la educación. Siempre ha sido indispensable recurrir a ella para reparar las tensiones sociales que provoca la discriminación. Debemos ayudar a generar un cambio en las nuevas generaciones que son el futuro de nuestra sociedad.
Tenemos que trabajar para llegar a los niños y jóvenes con un mensaje movilizador, que los interpele y que los haga reflexionar sobre la conducta humana. La DAIA tiene un compromiso irrenunciable: el de seguir trabajando de manera contundente contra cualquier persona que cometa actos de discriminación o antisemitismo. Nuestra sociedad está cansada de los personajes que intentan instalar la violencia y la xenofobia. No puede ni debe haber tolerancia alguna para quienes incitan al odio y desprecian la democracia.
La DAIA ha combatido al antisemitismo y ha buscado proteger la vida judía en la Argentina, especialmente en épocas de turbulencia política, que nuestra nación ha conocido. Nuestras acciones hablan más que miles de palabras. Cómo demostración de nuestro accionar podemos nombrar muchos casos pero hoy solo me referiré a uno emblemático en el que nuestra institución se involucró y que revela lo imprescindible que sigue siendo mantener la guardia bien alta para impedir que los mensajeros del odio puedan esparcir sus acciones e ideas antisemitas y xenófobas.
La DAIA ha sido querellante en la causa en la que Tribunal Oral Federal de Mar del Plata encontró culpables a 8 personas de haber establecido una asociación ilícita con el objetivo de imponer su ideología fascista por la fuerza y de utilizar simbología nazi. Fueron audiencias muy movilizadores en las que escuchamos testimonios escalofriantes de
víctimas de diferentes colectivo s que sufrieron graves agresiones y amenazas por parte estas personas.
Ahora, los miembros de este grupo peligroso que ha violado la ley antidiscriminatoria están preso. La DAIA se comprometió plenamente en este caso porque estamos convencidos que para construir una nueva Argentina no puede haber contemplaciones frente al odio y a la violencia antisemitas. La Justicia también demostró estar a la altura de las circunstancias y fue implacable a la hora de castigar este tipo de hechos para que nunca más se vuelvan a repetir.
Como les decía al comienzo, tengo mucho orgullo de presentar este trabajo realizado por el Centro de Estudios Sociales de nuestra institución. A través de los años, en base a preparación profesional y convicciones firmes, el equipo profesional de la DAIA ha logrado transformar este Informe en un material indispensable para académicos, periodistas y, sobre todo, para la dirigencia política. En definitiva son ellos quienes diseñaran y podrán aplicar políticas públicas para luchar contra el antisemitismo y cualquier otra forma de discriminación.
Nuestra obligación como institución que hace más de 80 años enfrenta el antisemitismo es brindar información rigurosa y acompañarlos en el proceso de análisis y reflexión sobre este fenómeno. Por eso, edición tras edición, nos esforzamos para perfeccionar la metodología de trabajo para proveer datos confiables y análisis serios que puedan servir como referencia para todas las instancias gubernamentales y ONGs dedicadas a la temática antidiscriminatoria.
Vemos con estupor cómo el fenómeno del antisemitismo recrudece en Europa de la mano de movimientos xenófobos y antisemitas que crecen hasta alcanzar, en muchos casos, espacios de poder. Hace 10 días en Alemania, grupos neonazis salieron a la “caza de inmigrantes”. Se auto convocaron por redes sociales y generaron terror en las calles.
Situaciones similares se repiten en otros países como Francia o Austria.
Este es un fuerte llamado de atención para todos nosotros: cuando los discursos de odio y las amenazas no se detienen a tiempo llega la violencia. Por eso repito que todos, el Estado y la sociedad civil, tenemos la obligación de hacer nuestro mayor esfuerzo y utilizar todos los recursos para impedir que el antisemitismo y otras formas de
discriminación penetren en nuestro tejido social.