PRENSA

Una sinagoga de Canadá abre la puerta a religiosos musulmanes

Las autoridades de la sinagoga Beth Israel, en Peterborough, Ontario, Canadá, invitaron a sus vecinos musulmanes a compartir el espacio de oración, luego de que la única mezquita de la ciudad fuera incendiada, como consecuencia de los ataques terroristas contra París. Después de esos atentados, bombas molotov fueron arrojados contra la mezquita Masjid Al-Salaa (Mezquita de la Paz), la cual sufrió daños que fueron valorados en 80.000 dólares. El presidente de la sinagoga, Larry Gillman, dijo que cuando se enteró del incendio, él se acercó a la junta directiva de la sinagoga y les preguntó si estaban dispuestos a compartir su espacio de oración con la comunidad musulmana. Ellos votaron por unanimidad a favor. “Los canadienses tenemos que mantenernos unidos”, agregó Gillman a la cadena de noticias CBC. “No se trata de religión, sino de convivencia entre canadienses”, agregó. “A pesar de que salimos de una tragedia, estamos trabajando juntos”, dijo Kenzu Abdella, el presidente de la asociación musulmana religiosa Kawartha. “Tenemos más similitudes que diferencias… Al fin y al cabo, es una casa de Dios.” Esta semana, los fieles musulmanes vinieron a rezar en la sinagoga dos veces, y las dos comunidades celebraron una cena juntas. La comunidad judía local también logró recaudar 110.000 dólares para la reconstrucción de la mezquita, 30.000 dólares más que lo que se necesitaba.