PRENSA

Una verdadera prueba de amistad

Lo primero que hizo el canciller Héctor Timerman cuando recibió en el hotel King David a la ministra de Justicia israelí, Tzipi Livni, fue agradecerle su presencia. No lo dijo como una formalidad. Es que la mujer es la encargada de la negociación con Palestina, lo que implica que tuvo una semana bastante movida, por decirlo de una forma sutil. “La vi preocupada, pero es una persona que cree en la necesidad de la paz y sabe que en ambos lados hay gente que no está interesada en que haya paz”, contó luego el canciller. Durante el encuentro, Livni se interesó por la visión y el interés que en América latina hay sobre el conflicto en Medio Oriente. Cuando armó la agenda de su visita oficial a Jerusalén, Timerman pidió reunirse con Livni para conocer de primera mano la visión israelí sobre las negociaciones de paz. El canciller había estado con varios pares de gobiernos árabes y quería completar el panorama.