PRENSA

Terror en Rusia: un ataque suicida dejó 16 muertos en una estación de tren

En el ataque más letal perpetrado en Rusia en los últimos dos años, un atacante suicida islamista de la ‎región del Cáucaso mató ayer a por lo menos 16 personas al hacer estallar una carga explosiva en una ‎estación de trenes de la ciudad de Volgogrado (la antigua Stalingrado), en el sur del país.‎
Se trató del segundo ataque mortal ocurrido en los últimos tres días, cuando falta poco más de un mes ‎para que se celebren los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, considerados una prueba de fuego para ‎el presidente Vladimir Putin.‎
El atacante detonó su carga frente al detector de metales en la entrada principal de la estación ‎Volgograd-1, indicó el Comité de Investigación federal. Imágenes de televisión mostraron una gran bola ‎de fuego naranja en el salón principal de la estación y gran cantidad de humo saliendo por las ventanas ‎del edificio. Volgogrado es uno de los principales nudos ferroviarios de Rusia.‎
Los reportes oficiales sobre la identidad del atacante fueron modificándose con el correr de las horas. En ‎un primer momento, las autoridades lo identificaron como una mujer, islamista, proveniente de la ‎república secesionista de Daguestán y viuda de dos militantes que habían sido asesinados por fuerzas ‎rusas.‎
El modus operandi del ataque de ayer fue muy parecido al efectuado por una terrorista de la misma ‎república norcaucásica, que hizo estallar una bomba en un ómnibus en octubre pasado también en ‎Volgogrado. La bomba causó entonces siete muertos. La mujer era viuda de un miliciano ‎fundamentalista abatido meses antes por la policía rusa. Las atacantes suicidas -conocidas como “viudas ‎negras” debido a que algunas son familiares de insurgentes muertos- han perpetrado varios atentados en ‎los últimos años.‎
Sin embargo, unas horas más tarde, el vocero del Comité de Investigación, Vladimir Markin, dijo que el ‎atacante podría haber sido un hombre. Medios locales revelaron que las autoridades encontraron en el ‎lugar el dedo de un hombre con la espoleta de una granada de mano. Además, según publicó la agencia ‎Interfax, filmaciones de cámaras de seguridad del lugar apoyarían esta hipótesis.‎
‎”El sistema de seguridad en la estación impidió que el suicida entrara en la sala de espera, por lo que se ‎evitó un mayor número de víctimas”, dijo Markin. “Ahora estamos concentrados en escuchar a los ‎testigos del crimen y establecer todas las circunstancias del ataque”, agregó. Markin cifró en por lo ‎menos 16 el número de muertos y en 30 el de heridos.‎
Entre los muertos se encuentran cuatro agentes de seguridad de la estación, que se encontraban ‎registrando al atacante en el momento de la explosión. Según testigos presenciales, varias personas ‎salieron despedidas a través de las ventanas por la fuerte explosión.‎
‎”Había personas en el suelo, gritando y pidiendo ayuda”, dijo Alexander Koblyakov, un hombre que se ‎encontraba en la estación en el momento de la explosión.‎
Ante la magnitud del atentado, se desplazaron a la estación el máximo responsable del Ministerio del ‎Interior en Volgogrado, el teniente general Alexandr Kravchenko, y el representante del presidente ‎Vladimir Putin en la región, Vladimir Ustinov.‎
Putin ordenó a las autoridades que tomen todas las medidas necesarias para reforzar la seguridad, ‎informó un vocero del Kremlin, según la prensa local. Vladimir Kolesnikov, vocero de la policía local, dijo ‎que se aumentará la seguridad en las estaciones de trenes y aeropuertos, con más oficiales en servicio y ‎controles más estrictos.‎
Militantes islamistas en el norte del Cáucaso han perpetrado una serie de ataques desde que Putin llegó ‎al poder, en 2000. Ahora representan el mayor desafío de seguridad y podrían perjudicar los Juegos ‎Olímpicos que comienzan en la ciudad de Sochi dentro de 40 días.‎
El líder checheno Doku Umarov instó en julio a los activistas en un video online a que usaran “el máximo ‎de sus fuerzas” para evitar que los Juegos Olímpicos se celebren en paz. “Podemos esperar más ‎ataques similares”, dijo ayer Alexei Filatov, segundo al mando de la asociación de veteranos de la unidad ‎de elite antiterrorista ALFA.‎
Previamente al atentado de ayer, tres personas murieron el viernes tras la explosión de un coche bomba ‎en las inmediaciones de la sede local del Ministerio del Interior en la ciudad sureña de Piatigorsk.‎
El de ayer fue el peor atentado desde enero de 2011, cuando insurgentes islamistas provocaron la ‎muerte de 37 personas en un aeropuerto de Moscú.‎
LOS PEORES ATENTADOS DE LA ERA PUTIN
‎26-10-2002
Un comando checheno toma más de 800 rehenes en el teatro de Dubrovka. El asalto de las fuerzas ‎especiales rusas provoca 130 muertos, casi todos asfixiados por gases
‎5-12-2003
Un ataque suicida en un tren en el sudoeste de Rusia deja 46 muertos. El atentado fue reivindicado por el ‎líder checheno Shamil Basaiev
‎24-8-2004
Dos mujeres suicidas se embarcan en dos aviones y se hacen explotar en vuelo, al sur de Moscú y en el ‎sudoeste del país, con 90 muertos
‎3-9-2004
Un comando checheno captura a más de 1000 personas en una escuela de Beslán, en Osetia del Norte. ‎Luego de la intervención de las fuerzas especiales rusas, se cuentan más de 330 muertos, entre ellos ‎muchos chicos.‎