PRENSA

Editorial: A diez años de los atentados

Hace hoy diez años de aquel terrible instante en que el mundo entero de pronto enmudeció ante las imágenes que registraron el horror provocado por el aberrante atentado terrorista perpetrado contra las Torres Gemelas en Nueva York el 11 de septiembre de 2001. Casi 3000 muertos civiles inocentes y más de 6000 heridos quedaron como saldo desgarrador. Azorados ante los televisores, centenares de millones de personas en todo el mundo no podían creer lo que veían. Las mentes asesinas de 19 terroristas suicidas pertenecientes al movimiento terrorista Al-Qaeda concibieron y ejecutaron la acción terrorista, una de las más cruentas de toda la historia, que incluyó también un atentado al Pentágono. Probablemente, pocos países puedan comprender mejor que el nuestro la salvaje enormidad del brutal atentado y el profundo dolor que provoca. La Argentina sufrió en tres oportunidades -1992, 1994 y 1995- tres masivos atentados. Los dos primeros, a la embajada de Israel y a la AMIA, se atribuyen al terrorismo internacional. En el de 1995, la explosión de la Fábrica Militar de Río Tercero, que destruyó parte de esa ciudad cordobesa y mató e hirió a civiles, no intervinieron agentes extranjeros, pero aún se encuentra impune, como los otros dos.