PRENSA

Se entregaron los Premios DAIA 2011

Con la presencia del canciller Héctor Timerman y del secretario de Culto de la Nación, Guillermo Oliveri, la DAIA entregó ayer sus Premios y Reconocimientos 2011, que tradicionalmente otorga a distintas entidades por su trayectoria y prestigio logrado en la sociedad argentina. El acto se llevó a cabo en el Hotel Meliá, y a los tradicionales premios a la Ciencia y Tecnología, Promoción Artística, Solidaridad y Derechos Humanos, en esta edición también se agregaron seis distinciones a diversos grupos juveniles de la comunidad judía por la tarea solidaria que llevan a cabo en la sociedad. Por su parte, el presidente de la representación política de la comunidad judía argentina, Aldo Donzis, expresó que “produce mucho orgullo poder subrayar estas acciones para que toda la sociedad las pueda entender porque es la manera de construir un mundo mejor”. En esta edición, el Premio DAIA en Ciencia y Tecnología fue para FUNDALEU, la entidad dedicada a combatir la leucemia, fundada en 1956 por el médico Alfredo Pablovsky con el fin de apoyar la investigación etiológica y el tratamiento de las enfermedades oncológica de la sangre. En tanto que el premio DAIA Promoción Artística se lo otorgaron a la Fundación Julio Bocca, que promueve la formación de individuos en diferentes disciplinas artísticas con el fin de difundir el arte a nivel masivo y poder contribuir a la cultura en general. Por su parte, el grupo Payamédicos fue distinguido con el premio a la Solidaridad. Esta ONG brinda asistencia a pacientes (niños y adultos) con diferentes patologías en situaciones de internación. El proyecto fue impulsado por médico José Pellucchi, y hoy el grupo lo integran unos 1.000 médicos en Argentina y 30 en Chile. El Premio DAIA Derechos Humanos fue para la Fundación María de los Ángeles, una organización que lucha contra la trata de personas con fines de explotación sexual y asiste gratuitamente de forma integral a las víctimas de este flagelo social. Fundada por Susana Trimarco, luego de la desaparición de su hija María de los Ángeles Berón, hace casi 10 años y que recuperó a más de 100 jóvenes, aunque su hija aún continúa desaparecida. En tanto que recibieron distinciones por su trabajo solidario, los grupos juveniles voluntarios “Nahace (haremos)” de la institución CISSAB; “Programa Solidario”, de las escuelas ORT; “Midnadev (voluntario) de la Sociedad Hebraica Argentina; “Shoresh (raíz) de la Organización Hebrea Argentina Macabi; “Asulado” del Club Náutico Hacoaj; y la “Verdulería Social” de la organización Etz Jaim (Árbol de vida).