PRENSA

Alemania pone en la mira a los neonazis

El debate acerca de la extrema derecha no da tregua en el verano alemán. Tras los atentados del viernes pasado en Noruega, los políticos son protagonistas en estos días de una discusión acerca de cómo prevenir ataques violentos.
Es así que la policía alemana arrestó ayer a varias personas en el marco de una redada contra una célula ultraderechista en el estado federado de Baden Württemberg, en el sur del país. Según el ministro del Interior alemán, Hans-Peter Friedrich, “no se pueden descartar” atentados de elementos aislados como los que tuvieron lugar en Oslo y Utoya.
Los investigadores de la fiscalía de Stuttgart ordenaron el arresto de 18 personas de entre 17 y 49 años y el rastreo de otras 21. Los detenidos están acusados de intentar formar una asociación criminal secreta, cuyo nombre sería “Standarte Württemberg”, y de infringir la ley sobre el control de armas. La policía secuestró también una pistola Mauser con más de cien municiones, numerosas escopetas y cuchillos.
La redada, según especificó la policía, no tiene ninguna conexión con los atentados de Noruega. Tampoco hay indicios de que el grupo estuviera preparando alguna acción violenta.
Sin embargo, es probable que el reciente debate político acerca de la necesidad de un mayor compromiso por parte del gobierno en la lucha contra la extrema derecha haya intensificado las investigaciones.
En una entrevista publicada ayer por el diario Reinische Post, el ministro del Interior no descartó que Alemania pudiese ser escenario de atentados parecidos a los de Noruega. Friedrich declaró estar muy “preocupado” por los “autónomos nacionalistas”, que adoptan el modelo de los autónomos de izquierda. Este movimiento, calculado en mil simpatizantes, tiene en sus rangos a jóvenes neonazis.