PRENSA

Jesús, según la mirada de Benedicto XVI

El papa Benedicto XVI impugnó la imagen de que Jesús fue «un político revolucionario», en el nuevo libro que salió a la venta ayer en siete idiomas y en el que absuelve a los judíos de responsabilidad en la muerte de Cristo. El libro, Jesús de Nazaret. Desde la entrada en Jerusalén hasta la resurrección, espera ser un éxito editorial: librerías de todo el planeta ya reservaron 1,2 millones de ejemplares.

En el prólogo, el Papa precisa: «No se trata de un documento de magisterio, sino de un recorrido personal interior en la búsqueda del rostro de Dios. Podría decirse, exagerando, que quería encontrar al Jesús real».

En el libro, el Papa exonera a los judíos de la muerte de Cristo y rechaza la idea de que Jesús fue un político revolucionario.

«Ya en la Ilustración, se habían producido intentos de interpretar a Jesús como un revolucionario político […]. En los años 60 se formó el clima espiritual y político en el que una visión como ésta pudo desarrollar una fuerza explosiva», analiza, sin mencionar las repercusiones de la teología de la liberación, firmemente condenada por él cuando era el cardenal Joseph Ratzinger.

También condena la violencia religiosa, señalando: «La insurrección violenta, el matar a otros en nombre de Dios no corresponde a su modo de ser». Y añade: «Los terribles resultados están a la vista de todos nosotros de manera más que sobradamente rotunda».

Más adelante, analiza la separación entre religión y política. «Jesús, en su anuncio y en toda su obra, había inaugurado un reino no político del Mesías y comenzado a deslindar los dos ámbitos hasta ahora inseparables. Pero esta separación entre política y fe, entre pueblo de Dios y política, que forma parte esencial de su mensaje, sólo era posible a través de la cruz».