PRENSA

El presidente en Auschwitz

Christian Wulff se convirtió en el primer presidente alemán en hablar públicamente en el antiguo campo de exterminio nazi de Auschwitz. Lo hizo en el marco del 66º aniversario de la liberación de los prisioneros de ese campo de concentración, cuando aprovechó para dejar en claro que su país asume su responsabilidad por lo ocurrido. Sus antecesores habían elegido el silencio en esa conmemoración. “Este es quizá el lugar más difícil al que se puede llegar como alemán”, remarcó. Junto con su homólogo polaco, Bronislaw Komorowski, enfatizaron su deseo de mantener viva la memoria entre los jóvenes. “No hay reconciliación si uno no conoce la historia, la verdad”, advirtió Komorowski durante un encuentro de ambos mandatarios con jóvenes. Wulff, por su parte, los invitó a “utilizar su propio juicio” para analizar lo ocurrido en el antiguo campo de exterminio nazi. El complejo de Auschwitz-Birkenau fue el campo de concentración y de exterminio más grande del régimen. El centro donde murieron más de un millón de personas durante la Segunda Guerra Mundial está ubicado en la actual Polonia.