PRENSA

Polémica por la filtración de datos secretos palestinos

La complejidad de las negociaciones en Medio Oriente cobró una dimensión especial al filtrarse documentos secretos que revelan que la Autoridad Palestina hizo grandes concesiones a Israel.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) rechazó categóricamente la información publicada por la cadena de televisión de Qatar Al-Jazeera, la más popular del mundo árabe.

Al-Jazeera, considerada favorable a Hamas, comenzó a divulgar anteayer 1600 documentos oficiales sobre las negociaciones de paz entre la Autoridad Palestina e Israel desde 1999. Según esos documentos, los palestinos habrían estado dispuestos en 2008 a hacer grandes concesiones a Israel, en especial sobre Jerusalén Este, pero también en otros asuntos relevantes, como el reconocimiento del Estado de Israel o los acuerdos sobre territorios y refugiados.

Los temas son tan polémicos y claves en la agenda entre las partes que el presidente palestino, Mahmoud Abbas, salió a aclarar que la cadena presentó las informaciones «fuera de contexto» y que, en realidad, las concesiones a las que se alude «fueron hechas por Israel, no por los palestinos».

«El objetivo de esto es crear confusión», declaró Abbas en El Cairo, al concluir una reunión con el jefe de Estado egipcio, Hosni Mubarak.

Lo que parece ser la mayor revelación de secretos diplomáticos en la historia de Medio Oriente provocó ayer una verdadera tormenta en el seno de la ANP. Abbas hizo hincapié en que Al-Jazeera miente y en que él no tiene nada que ocultar.

«Siempre que negociamos, presentamos todo, con documentos, a los países árabes», declaró.

Según la información desclasificada, la Autoridad Palestina habría aceptado que Israel mantenga el control de casi todos los barrios judíos construidos en los territorios de Jerusalén Este conquistados por Israel en 1967, con la excepción de Har Joma, aledaño a Belén.

Asimismo, habría dado el visto bueno a que el barrio judío y parte del barrio armenio del casco antiguo (la Ciudad Vieja de Jerusalén) queden del lado israelí, dando además el «sí» al reconocimiento de Israel como Estado judío.

En el siempre polémico tema de los refugiados, según los documentos, la ANP habría aceptado una fórmula de solución humanitaria, en cuyo marco podrían entrar en territorio israelí sólo 100.000 personas.

Cabe señalar que algunas de las propuestas ahora presentadas como aceptadas por la Autoridad Palestina fueron rechazadas oficialmente por Yasser Arafat en la cumbre de Camp David en julio de 2000, cuando se reunió bajo los auspicios del entonces presidente estadounidense Bill Clinton con el entonces premier israelí Ehud Barak.

Años después, según alega Al-Jazeera, varios puntos habrían sido aceptados por su sucesor, Abbas, en los contactos que mantuvo con el jefe de gobierno israelí Ehud Olmert.

Críticas de Hamas

«La Autoridad palestina vende los derechos básicos del pueblo y es colaboracionista de Israel», declaró Sami Abu Zuhri, vocero de Hamas en la Franja de Gaza. La cúpula de la organización exige la dimisión de Abbas.

Un agravante de la situación es que además de las filtraciones relacionadas con las negociaciones bilaterales, los documentos presentados en Al-Jazeera sostienen que Israel notificó directamente a la Autoridad Palestina antes de atacar a Hamas en Gaza en la guerra de fines de 2009. La ANP lo desmiente terminantemente y recuerda que se opuso a la guerra.

Ehud Yaari, uno de los más prestigiosos analistas israelíes del mundo árabe, analista del Canal 2 de la televisión israelí, aseguró ayer que «los documentos son auténticos» y confirmó que lo que se esconde detrás de las revelaciones es, en efecto, un intento de Al-Jazeera de lanzar un ataque contra la ANP.

El analista político del diario Haaretz Akiva Eldar escribió que los documentos filtrados «demuestran que los palestinos están dispuestos a ir lejos para llegar a un acuerdo».