PRENSA

Argentina se suma al pedido por una iraní condenada a morir

El llamado de alerta del Comité Internacional contra la Lapidación por la inminente ejecución de Sakineh Ashtianí, la mujer iraní condenada a morir por adulterio en un cuestionado proceso penal, generó una intensificación de la presión internacional a la que hoy se unirá Argentina con una convocataria a marchar frente a la Embajada de Irán en Buenos Aires. El comité internacional que sigue de cerca el proceso contra la iraní de 43 años informó el martes que la mujer podría estar a punto de ser ahorcada. El anuncio provocó el repudio internacional. En respuesta a este, el embajador iraní en España salió a aclarar que el Tribunal Supremo de ese país no ratificó aún la condena. El embajador iraní, Morteza Saffari Natanzi, aclaró también ayer que la Corte Suprema de su país es la que decidirá en última instancia sobre la condena a muerte de la mujer. “El proceso pasa por varias instancias y después de ser ratificado por el Tribunal Supremo, debe ser firmado por el presidente del Poder Judicial”, explicó mientras la ola de pedidos internacional por la vida de la mujer de 43 años sigue en aumento.