PRENSA

Shimon Peres vendrá al país en noviembre

El canciller israelí, Avigdor Lieberman, confirmó ayer que el presidente del Estado de Israel, Shimon Peres, visitará nuestro país en noviembre próximo. Lo hizo en su segunda jornada de visita, en la que se reunió con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.
Como parte de una gira que lo llevó por Brasil y que continuará por Colombia y por Perú, Lieberman también mantuvo encuentros con el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, y con familiares de las víctimas del atentado a la AMIA.
Los encuentros con los funcionarios políticos se caracterizaron por un estrecho hermetismo. Durante la reunión con Fernández, Lieberman usó su lengua, el hebreo, por lo cual se recurrió a un traductor.
La visita a Fernández se extendió por 40 minutos. Lieberman estuvo acompañado por el embajador israelí en el país, Daniel Gazit, y por otros funcionarios del Estado de Israel.
Gazit calificó la visita del ministro de «muy importante». Destacó que, durante la reunión, se habló de temas vinculados «con la cooperación técnica, tecnológica y científica».
Se supo que también se conversó acerca de los atentados a la AMIA y a la Embajada de Israel, dado que las autoridades se interesaron por el tema y «hubo un acuerdo de mantenerse informados sobre los avances judiciales en ambas causas», comentó Gazit.
En el encuentro con el jefe de gobierno porteño habrían predominado los asuntos comerciales. Con Mauricio Macri hablaron de las posibilidades de hacer inversiones en la ciudad.
En un comunicado oficial, la cancillería israelí explicó que la finalidad de la gira era estrechar los vínculos económicos de Israel con la región. En 2008, la Argentina exportó a Israel productos por una cifra récord de 219 millones de dólares, con un saldo favorable en la balanza comercial de US$ 67 millones, pero también necesitaba inversiones en infraestructura.
Lieberman también se reunió con el fiscal Alberto Nisman, que investiga el caso AMIA, y con los familiares de las víctimas del atentado a la mutual. Según Gazit, se analizó la posibilidad de que se declarara el atentado, en el que murieron 85 personas, delito de lesa humanidad.