PRENSA

Procesaron a 9 detenidos por el ataque al acto por Israel ‘

El juez federal Claudio Bonadío dictó ayer el procesamiento con prisión preventiva de nueve de los doce detenidos del Frente de Acción Revolucionaria (FAR) y del Movimiento Teresa Rodríguez (MTR) que están acusados de haber atacado un acto por el 61° aniversario de la creación del Estado de Israel hace un mes. El procesamiento con prisión preventiva alcanzó a Daniel Ernesto Terzano, Damián Alejandro Vekelo, Leonardo del Grosso (ex miembro del grupo Quebracho), Viviana Teresa Segovia, Mario Vázquez, Ramona Beatriz Torres, Darío Daniel Díaz, Andrea Verónica Benítez y Néstor Fabián Cruz, según fuentes judiciales. En cambio, Bonadío dictó el procesamiento sin prisión preventiva contra Alfonso Sánchez, Odila Mansilla y Pablo Julio Pazemis. Fue porque no les “encontró una participación relevante” en los hechos. La causa se abrió el 17 de mayo cuando un grupo de militantes de la marxista-leninista FAR interrumpió violentamente un acto de la comunidad judía que se realizaba sobre la avenida de Mayo. Según el fiscal lo hizo con “gritos antisemitas” y criticando la invasión de Israel a los territorios palestinos. Algunos de los manifestantes usaron palos y hasta un “nunchaku” al romper el acto. Entre los delitos que Bonadío imputó ayer a los procesados se encuentra el artículo 213 bis (prepotencia ideológica) del Código Penal que castiga con prisión de tres hasta ocho años a quien “organizare o tomare parte en agrupaciones permanentes o transitorias… que tuvieren por objeto principal combatir las ajenas por la fuerza”. Además, le aplicó el artículo segundo de la ley 23592, conocida como “ley antidiscriminatoria” lo que agrava su situación procesal. En cuanto al hallazgo de armas de fuego en el local de la agrupación en Florencio Varela, el juez Bonadío se declaró incompetente y pasó el hecho a la justicia ordinaria de Quilmes. El abogado de los procesados, Martín Alderete, adelantó a Clarín que apelará la medidas de Bonadío ante la Cámara Federal. Explicó que el delito de prepotencia ideológica, además de “dudosa constitucionalidad”, no está demostrado en la causa que este grupo haya actuado en forma permanente para imponer sus ideas por la fuerza. El abogado también fue duro con la acusación de antiseminismo de Bonadío. “El panfleto y otra documentación secuestrada dice claramente que era un cuestionamiento al sionismo y no a la comunidad judía toda”, agregó Alderete. Al comentársele que había tres lesionados y esa es otra de las razones de los procesamientos, dijo que “pediremos que se profundice la investigación para saber cómo comenzó el incidente porque también están lesionados cinco de los detenidos”. En cambio, en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias, el embajador israelí en Buenos Aires, Daniel Gazit, expresó su “total confianza” en el juez Bonadío. En sintonía, el titular de la DAIA, Aldo Donzis, dijo que “valoramos la actitud del juez Bonadío que pese a las presiones de máscaras y palos en la puerta de su juzgado supo llevar la justicia adelante”.